March 24, 2019

LA CORRUPCION EN CUBA

La corrupción ha tomado matices tan preocupantes en nuestra sociedad, que ni activando los piquetes de fusilamientos, el régimen podrá inhibir la podredumbre existente en las instituciones estatales. Lo cierto es que las violaciones no tienen rostro ni jerarquía, y en las infracciones pueden estar involucrados lo mismo un simple panadero que un General de División, o un burócrata del Comité Central.

Hace unos días, el tribunal provincial de La Habana dictó sentencia contra 10  antiguos directivos y funcionarios del  Instituto de Aeronáutica Civil de Cuba (IACC) y la empresa  Heber Biotec S. A., comercializadora de productos farmacéuticos.

El fallo se sincroniza con un escándalo de corrupción en la corporación ETECSA, que arrojó desfalcos millonarios, destituciones  y encarcelamientos. También dos viceministros del Ministerio de  Informática y Comunicaciones fueron sometidos a medidas cautelares, para ser investigados por Seguridad del Estado, y  aunque las fuentes no precisaron el motivo de los apresamientos, sospechan que hubo un desfalco a través de firmas extranjeras, ya que ambos directivos estaban involucrados en la instalación del  cable de fibra óptica entre Cuba y Venezuela,  multimillonaria inversión que aún no presta servicio.

A finales de julio, especialistas del Instituto de Planificación Física (IPF) expusieron a los televidentes en el programa  Mesa Redonda, un sinnúmero de violaciones del patrimonio arquitectónico de  Ciudad de La Habana, daño catalogado de irreversible. Sin embargo, resultó contradictorio que no se citara como responsable del desbarajuste al Instituto Nacional de Vivienda,  cuyos funcionarios  expidieron las licencias.

Debido a esta omisión, colaboradores de los municipios  Plaza de la Revolución, Cerro y Centro Habana,  recogieron las opiniones de mil ciudadanos, y 914 de ellos (92%), coinciden en que “el Instituto Nacional de la Vivienda” es un organismo corrupto  y sus directivos carecen de fuerza moral para hacer cumplir las leyes”.

Otros exámenes estiman que la corrupción en Cuba  se ha generalizado, como resultado de las prohibiciones existentes. Algunos argumentan que por falta de libertad de expresión y derecho a huelgas, los trabajadores, en vez de protestar y luchar para obtener mejoras salariales, recurren al robo para paliar el déficit monetario que padecen, acto que los degrada moralmente. “Imagínate, tengo que robar porque mi mujer me vuelve loco cuando no hay comida, o mi hijo tiene los zapatos rotos” –dijo  Miguel Menéndez, panadero.

Raúl Castro, en su último discurso ante la Asamblea Nacional, aseguró: “Todos somos iguales ante las leyes”. Pero nuestros “parlamentarios callejeros” se preguntan: ¿Qué pasó con el General Rogelio Acevedo? (Cubanet)

Share

The forecast for Miami, Florida by WP Wunderground